Inicio Opinión En Honor (y Deshonor) a La Santa Cruz de Pacairigua

En Honor (y Deshonor) a La Santa Cruz de Pacairigua

11 minuto leer
2
0
25

articulos-de-opinionPor Aníbal Palacios B.  

El pasado 3 de mayo de 2016, luego de oficiar la misa en honor a la Santa Cruz,  el Obispo de Guarenas fue víctima de una vil agresión por el simple hecho de referirse en su homilía a la delincuencia, el desabastecimiento de alimentos y medicinas, la grave desatención médica en los hospitales, etc., en otras palabras, por hablar de los problemas sociales que afectan diariamente a su feligresía. El Obispo no habló de política. Son los funcionarios gubernamentales quienes han politizado los problemas sociales para tratar de cubrirlos con un manto de silencio y así restringir que se informe, se debata y… se solucionen.

Santa Cruz de Pacairigua

El tema central del día debió ser la trasformación de la plaza 24 de Julio, en su primera etapa. Hubo opiniones a favor y en contra de la modificación que eliminó una especie de anfiteatro al pie del altozano, al que nunca se le dio uso como tal por lo que llegó a convertirse es un estorbo que dificultaba el acceso a la iglesia, y ahora se convierte en una plaza abierta, al estilo europeo; es decir, sin árboles. Más allá de los defectos de la obra (agua que se empoza, cemento sin brillantez, etc.), producto de la premura en concluirla luego de más de seis meses de paralización, pensamos que el cambio es positivo, aunque consideramos un abuso de autoridad y un desconocimiento a su valor histórico, el que se haya eliminado el altozano, porque ese predio pertenece a la iglesia y no a la municipalidad y no creemos que el párroco haya dado su consentimiento, ni siquiera que se lo hayan consultado. ¿Acaso sabrá el Ingeniero Municipal o el Arquitecto que se guarda bajo ese Altozano?

El museo de la historia aldeana

Otro motivo de polémica fue una pancarta que anuncia la creación de un museo, en el sótano de la plaza, con el nombre de Hugo Chávez. Más allá de la adulancia o vulgar jaladera que implica la intención, consideramos una falta de respeto al aludido en particular y a la población en general. El primero nunca gustó de ese tipo de “homenaje”, y así lo hizo saber; además de tratarse de un flaco honor por ser una construcción aldeana de poca envergadura física, indigna de la talla que se supone debe tener el homenajeado para quienes le rinden pleitesía. Con respecto a los lugareños, fueron muchos los nombres que salieron a relucir de personajes ligados a la historia y la cultura local, que bien merecen ser honrados en lugar de otro ajeno al quehacer aldeano. No obstante, es pertinente señalar que La Fundación TereTere solicitó a la Alcaldía que el espacio en cuestión fuese destinado a la creación de un Museo Histórico del Municipio Zamora, sin epónimos que distraigan la voluntad y disposición de una comunidad cuyo aporte es indispensable para su consolidación, porque el Museo requerirá la activa participación de araireños y guatireños.

La misa

Para los lugareños las celebraciones en honor a la Santa Cruz representan no sólo una celebración eucarística, sino además un día de reencuentro de guatireños emigrantes con su cultura ancestral. La Misa constituye el acto central del día y el Concejo Municipal se anota con una Sesión Solemne que hoy por hoy poco tiene que ver con la Patrona  porque los Concejales de turno sólo asisten a la Misa si tienen la oportunidad de retratarse con algún distinguido político que nos visite. Como ya es costumbre, a Monseñor Gustavo García Naranjo, Obispo de la Diócesis de Guarenas, le correspondió dirigirse a la concurrida feligresía, y en su homilía, habló de temas que ya son recurrentes en la conversación diaria de los venezolanos: los problemas sociales que nos azotan. El auge delincuencial ha convertido en un peligro el mero hecho de salir a la calle a cualquier hora del día. El desabastecimiento de alimentos y medicinas, nos genera angustia durante horas y horas en una cola que no nos garantiza la consecución del producto, mientras que los bachaqueros de oficio se regodean ante la impasible mirada de las autoridades gubernamentales, porque para ellos si hay.  ¿Estamos hablando de temas políticos? No, son problemas sociales lamentablemente ya cotidianos, y la feligresía del Obispo, como el país entero, lo sufre. Es el gobierno quien pretende politizar los problemas sociales, y silenciarlos. Al salir de misa, una funcionaria de la Alcaldía, de alto  nivel, con un lenguaje lastimoso, burdo, soez y ramplón, increpó al Obispo cuando salía de la Iglesia. Una grosera agresión a quien, por lo demás, no está en capacidad de defenderse, por sacerdote y por caballero.

La Sesión

La Alcaldesa pretendió sabotear la Sesión Solemne del Concejo Municipal mediante la contratación de músicos que encaramados en un templete con bullangueras cornetas trataban de animar a docena y media de concurrentes que circulaban por la plaza. Malo, innecesario y costoso gasto que no cumplió con su objetivo porque la Sesión se desarrolló con normalidad. El Acto era para otorgar la Orden Santa Cruz de Pacairigua a instituciones seleccionadas por el Presidente de la Cámara, junto con su equipo de trabajo. Sin tomar en consideración lo dispuesto en la Ordenanza correspondiente; es decir con la discrecionalidad del funcionario, lo cual significa que la Cámara sanciona las ordenanzas pero no las cumple. Más allá de esa cuestionable facultad quisimos conocer cuáles criterios se utilizaron para establecer las clases de honores y concretamente por qué a Gavilanes BBC se le concedía en Segunda Clase y a Biblioteca Don Luis y Misia Virginia en Tercera Clase; tan sólo eso, razones. Pero nuestra inquietud generó la indignación del Presidente del Concejo, quien justificó su actuación con vagos argumentos sin fundamento alguno, que al rechazarlos, provocó, con destemplanza, que nos acusara de malagradecidos e interesados críticos incapaces de reconocer su  esfuerzo y el de su equipo.

Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Guatire
Cargue Más En Opinión

2 Comentarios

  1. Guido Blanco

    21 Mayo, 2016 en 7:58 pm

    La verdad que en los últimos tiempos que estamos viviendo hay mucha gente con tan mala educación que es capaz de faltar el respeto a todo, a las instituciones, a personas y hasta a ellos mismos,se han perdido valores que han dado al traste con la moralidad,pero esa gente que en su razonamiento encuentra sus actos revestidos de legalidad, por ser de las llamadas autoridades obvia algunas condiciones de los que ellos se dignan en ofender sin mayor miramientos,pero terminamos reflexionando que si así se portan los representantes de los poderes públicos,no nos ha de extrañar la conducta de sus seguidores.

    Responder

  2. Machile

    30 Mayo, 2016 en 6:38 pm

    Excelente amigo Aníbal , por eso a veces nos distanciamos de esas cosas que más de afianzar nuestras raíces nos crea desilusión impotencia y rabia , lamentable todo lo ocurrido Pena ajena

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Mira además

La vocación docente de Carmen María de Pérez

Por Aníbal Palacios B. – La llegada de Carmen María de Pérez a la hacienda El Ingeni…