Veneno de madera

Veneno1El autorretrato de un creador maravilloso, que se ve y autodefine de madera, como otros se ven de barro, y otros de oro o de cristal.

La foto es de los panas de Artefacto, una de las tantas exposiciones de su trabajo en medio país.
La situación de Veneno y su compañera, Carmen, sigue siendo un drama doméstico con poco de avance. Es un dilema legal y burocrático que por ahora, los mantiene en la habitación de un refugio desde hace 5 meses, sin nada, con lo puesto, porque así fueron expulsados de un hogar prestado que hicieron suyo durante veinte años.
Sin embargo, Veneno nos recibe siempre sonriente (80 años de alegría le surcan el rostro), aunque está al borde de la desesperación, como Carmen. No ha surgido una voz oficial que indique el camino, aunque la alcaldesa de Guatire se pronunció inmediatamente (antes de un accidente que la mantiene distanciada de la gestión pública) y se escuchó el rumor de que le darían techo definitivo por la vía de la Misión Vivienda.
Pero nada. Cocinan con un primo prestado, escuchan música con una radio regalada, se visten con ropa donada, Veneno talla con herramientas remendadas, y así van, dejando el pellejo en el ocaso de una existencia que nos ha dejado un cúmulo de conocimiento, cultura, amor, identidad, pueblo.
Estamos pensando tomar las armas (de la razón y el amor) para resolver el entuerto. No es una amenaza, es una convocatoria.
Tendremos que usar esta y otras herramientas creativas, porque mientras transitamos con facilidad inmediata nuestra cotidianidad, esta buena gente está a la deriva, viviendo una épica canalla a estas alturas del partido.
Este mensaje es pa´ lo panas, los de siempre. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *