Sector cultural solicitó nueva reforma de la ordenanza para seleccionar al cronista oficial del municipio Zamora

Sector cultural solicitó nueva reforma de la ordenanza para seleccionar al cronista oficial del municipio Zamora

Durante derecho de palabra ejercido este martes en sesión de la Cámara Municipal

Representados por el cronista y profesor René García Jaspe, quien leyó un documento con cada una de las argumentaciones acordadas en colectivo, las instituciones y particulares que hacen vida cultural en el municipio Zamora del estado Miranda ejercieron un derecho de palabra solicitado ante el Concejo Municipal para responder a la más reciente reforma a la ordenanza que rige los trámites para la designación del nuevo cronista oficial, durante la sesión ordinaria de este martes 8 de marzo.

 El encuentro sirvió para que Jaspe explicara a la autoridad edilicia encabezada por Daniel Pires como presidente de la Cámara, una serie de propuestas que permitirían hacer más participativa la escogencia del nuevo cronista, sumando a distintos sectores de la colectividad en aras de la mayor participación, ya que la responsabilidad de recoger y sistematizar el acervo histórico local constituye para los guatireños y araireños una tarea de gran importancia.

Entre los aspectos más resaltantes expresados por Jaspe, en función de reformar nuevamente la ordenanza de acuerdo a las sugerencias del colectivo que participa del quehacer cultural zamorano, se cuenta, primero, la designación del Cronista a través de un concurso público dirigido y coordinado por el Concejo Municipal. En segundo lugar, se propone que para dicho concurso se establezca un comité evaluador integrado por cinco personas: dos representantes del Concejo Municipal, uno del Ejecutivo Municipal, uno del sector educativo y otro del sector cultural designado por las personas naturales y jurídicas que promuevan o fomenten las artes y la cultura. En tercer término se solicita la elaboración de un baremo para evaluar a las personas que se postulen para el cargo, elaborado por una comisión especial integrada por dos miembros designados por el Concejo Municipal y el comité evaluador.

Otro de los aportes del colectivo cultural zamorano, ofrecido por René García Jaspe en compañía de Miguel Alciro Berroterán, Juan Ramón Colina Suárez y Marlon Zambrano, fue poner a disposición del legislativo municipal una serie de instrumentos operativos para alcanzar una selección más equilibrada y transparente, como una nueva redacción de la ordenanza del cronista, un reglamento general para dicha ordenanza, un instructivo para la escogencia del representante del sector cultura en el comité evaluador, un instructivo para la escogencia del representante del sector educativo y un manual de normas y procedimientos.

Y se fue la luz

Como un fogonazo espectral,  al término de la ponencia de Jaspe desapareció la electricidad del hemiciclo y quedó en suspenso la sesión por espacio de media hora, aproximadamente, mientras más de uno susurraba: “palabra cierta”.

Tras agradecer la intervención de Jaspe, el concejal Pires consideró oportuno agregar algunas reflexiones, como la trascendencia de que este tipo de debates se generen en el seno del poder legislativo, cuando en otra época, según afirmó, la designación del cronista se hacía en conciliábulos herméticos, sin consultar al poder popular. Dijo que es importante que “una parte de la población reconozca el cambio de paradigmas que plantea la constitución bolivariana” al referirse a la participación colectiva en este y otros hechos del acontecer local.

Advirtió, sin embargo, que la ordenanza ya fue aprobada por mayoría absoluta de la Cámara, con votos de todas las tendencias políticas allí expresadas, y la misma fue promulgada y firmada por el propio alcalde. Agregó que la selección del cronista es potestad de la Cámara, incluso sin ordenanza, como lo facultan los artículos 123 y 124 de la Ley orgánica del poder público municipal.

Hizo especial énfasis, secundado por el concejal Ronald Figueroa, de que en los últimos meses se ha vertido sobre ese parlamento una serie de descalificaciones que a su parecer vienen dirigidas desde el sector cultura sin ningún fundamento, pues “apenas se acaban de instalar”. Consideran ambos ediles que con esa “campaña” se vino a enrarecer el ambiente, por lo que el concejal Figueroa creyó “a destiempo” la intervención de los representantes del sector con su derecho de palabra.

A la espera de una respuesta a los planteamientos formulados por dicha comisión cultural, sus comisionados coincidieron en que no se les puede responsabilizar de los señalamientos públicos en tono despectivo formulados por particulares abrogándose vocería cultural. Justamente, la solicitud del derecho de palabra y su cumplimiento, es evidencia de que la intención del gremio es una participación pro activa, como de hecho sucedió, proponiendo mecanismos que faciliten salir con hidalguía frente al juicio de la historia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.